HIPERTEXTOS DEL ÁREA DE LA BIOLOGÍA
PRINCIPAL INTRODUCCIÓN ANIMACIONES CÉLULAS BIODIVERSIDAD HERENCIA EVOLUCIÓN

Resumen

Este trabajo de tesis se realizó con el objetivo de conocer las características ecológicas de los triatominos que colonizan palmeras, con especial énfasis en las especies de importancia epidemiológica local en la Provincia de Corrientes.

Se investigó en una comunidad de palmas en Colonia Laurel, Departamento San Roque, Corrientes, Argentina (28° 28’ 50" LS y 58° 26’ 55" LW). La zona pertenece al Distrito Oriental Húmedo de la Provincia Fitogeográfica Chaqueña. (Cabrera & Willink, 1973).

Se disecaron en total 55 palmeras, pertenecientes a la Familia Palmaceae de las cuales cincuenta y dos pertenecían a la especie Butia yatay (Mart.) Becc. (94,5%) y tres a Acrocomia aculeata (Jacq.) Lodd. ex Mart. (5,5%).

La primera de las especies citadas forma grandes comunidades, a diferencia de la segunda que sólo forma grupos ralos.

La altura media de las palmas fue de 6,54 metros y el diámetro promedio del estípite fue de 0,32 cm. La distancia media de las palmas a la vivienda más cercana fue de 151,7 metros. El tiempo promedio de disección de cada palmera fue de 1,54 hora, con un esfuerzo de captura de 7,36 horas.

Las muestras florales colectadas dentro del palmar mostraron una riqueza de especies representadas por 17 Familias.

La población total de triatominos capturada en las 50 palmas infestadas fue de 429 ejemplares, por lo que a cada palma le correspondió, en promedio, 8,6 individuos. En Butia yatay se identificaron: Triatoma sordida Stå l 1859, Triatoma platensis Neiva 1913 y Psammolestes coreodes Bergroth 1911 y en Acrocomia aculeata solamente la primera especie citada.

Se hallaron todos los estados de desarrollo de Triatoma sordida mientras que las restantes especies se capturaron únicamente en el estado de ninfa. En el 90,4 % de las Butia yatay y en las 3 Acrocomia aculeata disecadas (100%) se comprobó infestación por Triatoma sordida.

La presente investigación sobre la presencia de triatominos en especies de palmas representa el primer estudio longitudinal que se realiza en el país.

T. sordida fue la especie dominante colectada en Butia yatay; hallándose en las palmas disecadas, sólo unos pocos ejemplares de Triatoma platensis y Psammolestes coreodes.

Por observación directa al microscopio se analizaron las heces de 292 ejemplares de T. sordida de todas las edades y 78 mostraron infección por trypanosomas cruziiformes (26,7%). En N1 no se registró infección y el porcentaje de infección por Trypanosoma cruzi creció en forma constante en valores de alrededor del 11.0 % hasta llegar a N4. A partir de éste estadio y hasta el estado adulto, la proporción de triatominos infectados se estabilizó. Mediante el empleo de PCR se confirmó infección por Trypanosoma cruzi en muestras secas de heces de T. sordida y de T. infestans. De las muestras de heces infectadas por Trypanosoma cruzi, por búsqueda de parásitos con microscopio óptico, se confirmó la infección por P.C.R. en el 85% de los individuos. Además en un 35 % de las muestras negativas de T. sordida y de T. infestans según la O.D.M. resultaron reactivas por la P.C.R. La infección global resultante de la observación de heces al microscopio y de la P.C.R fue 29,1%.

La abundancia relativa de T. sordida en las palmas mostró una marcada estacionalidad. En primavera el total de individuos colectados triplicó a lo hallado en las restantes estaciones. En primavera las abundancias relativas de Triatoma sordida, oscilaron entre 57 y 88 individuos por mes, coincidiendo con el período reproductivo de la especie. Todos los estadios ninfales estuvieron presentes en esta estación. En verano las abundancias relativas fluctuaron entre 5 y 41 ejemplares. El menor número de triatominos se colectó en enero, mes de altas temperaturas. La composición de las muestras fue bastante irregular, observándose predominio de N5. En otoño se detectaron todos los estadios ninfales, inclusive un ejemplar macho en Abril y una hembra en Junio. En invierno las abundancias relativas fluctuaron entre 18 y 23 individuos por mes; capturándose pocas ninfas pequeñas. En contraste, las N3, N4 y N5, si bien en número relativamente bajo, estuvieron siempre presentes. El análisis de la población total de T. sordida hallada en las palmeras, indica que las ninfas representaron el 91,7%, los huevos el 4,3% y los adultos el 4,0%.

Respecto a la frecuencia con que se halló T. sordida, en el 49,0% de las palmas disecadas se colectaron solamente entre 0 y 4 ejemplares, en el 20,0% se encontraron 5-9, en el 14,5% se capturaron entre entre 10 y 14 y en menor frecuencia mayor número de individuos.

Se confirmó que Triatoma sordida tiene una disposición espacial agregada en el palmar en su conjunto. La distribución agregada se ajustó a un modelo binomial negativo, con un valor de K= 0,96119.

Los triatominos colectados estaban refugiados principalmente en el sustrato hallado en el espacio axilar de las frondas (25,6 %), en la espata interna de la bráctea floral (24,0%), en nidos de aves (13,0 %), en la base foliar (11,9%) y en la base de copa (11,6 %).

En los registros instantáneos obtenidos durante el año de muestreo, la temperatura media registrada en las axilas de las palmas mostró valores que sólo variaron alrededor de 4°C. Por lo que podría interpretarse que los triatominos encuentran en este biotopo un rango de temperatura ideal para habitar en él, ya que permanecen fuera del impacto provocado por las temperaturas mínimas y máximas registradas en el invierno y en el verano. En este mismo tipo de registros la temperatura ambiental media alcanzó una amplitud térmica moderada entre las 4 estaciones. Sin embargo, se registró una diferencia de 28°C entre las temperaturas ambientales mínimas de otoño y máximas del verano. Una situación semejante ocurrió con la humedad relativa, teniendo en cuenta que en primavera se registró la mínima y en invierno y otoño la máxima, observándose 61,0% de diferencia entre las estaciones.

En cuanto a los registros horarios continuos se corroboró que el microhábitat actúa como un buen atemperador de la temperatura, es decir de las grandes amplitudes diarias externas (16°C), registradas por ejemplo en verano. Ello indica un microclima ideal en la palma para la reproducción y supervivencia de T. sordida. Entre los valores de la temperatura ambiente y de la humedad relativa se demostró un patrón invertido para ambas variables.

En el análisis del perfil alimentario las identificaciones obtenidas permitieron confirmar especímenes con alimentación única, o sea sobre un solo tipo de hospedero: ave y "cucaracha". Treinta y cuatro individuos de T. sordida reaccionaron a una fuente alimentaria (34/86), o sea un 39,5%. Un 30,2% (26/86) reaccionaron al suero antiave. Una muestra de 72 ejemplares se enfrentó al suero antiblattaria, y los individuos reactivos fueron 8/72 (11,1%). El predominio de ingestas comprobado sobre ave podría deberse a que los pájaros que habitan los nidos representan la fuente de alimentación más estable de la que dispone Triatoma sordida en Butia yatay.

Se identificaron grupos de Arthropoda asociados a la comunidad de la palma brindándose información acerca de la distribución estacional, abundancia y diversidad de los taxa. Además de los triatominos, se colectó una muestra de diferentes Ordenes y Familias de las Clases Insecta, Arachnida, Crustacea y Miryapoda, que convivían con T. sordida en la axila de la fronda. Se comprobó la presencia constante de insectos, siguiéndolos en abundancia los arácnidos, los crustáceos, representados en un 100% por el Suborden Oniscoidea y los miriápodos principalmente por los Chilopoda.

La diversidad de los Arthropoda colectados en las palmas podría atribuirse a una heterogeneidad microespacial, relacionada con la estructura compleja del biotopo que le brinda numerosos microhábitats.

En 9 oportunidades se constató predación de Triatoma sordida a partir de diferentes Artrópodos y de 1 especie de Anfibio (Vertebrados).

Asimismo se confirmó que el mayor índice de predación lo alcanzaron los Hemiptera-Reduviidae (44,4%). En Dictyoptera-Blattaria y en Aranea se consumó predación en un 22,2% de cada uno de ellos y en Scinax nasica la tasa fue del 11,1%.

Por otra parte se verificó que si Triatoma sordida tiene hambre se alimenta, o al menos realiza la tentativa, ya se trate de un hospedador mamífero, ave, anfibio o Blattaria.

En el área circundante al palmar fueron evaluadas 16 viviendas. El índice de infestación doméstico global fue de 81,2%, en 11 domicilios (68,7%) se constató la presencia de Triatoma infestans y en 2 (12,5%) de Triatoma sordida. En una vivienda se comprobó la coexistencia de ambas especies. Se colectó un total de 122 ejemplares vivos de T. Infestans, hallándose todos los estados de desarrollo. El índice de infección natural fue de 16,7%. En una de las viviendas infestadas por T. sordida, cuyas paredes estaban construidas con frondas de palmas, se colectaron 2 hembras, y en la segunda se hallaron 2 corion.

Del total de viviendas 6 tenían peridomicilios (37,5%). En 2 de ellos se hallaron ejemplares de T. sordida: en un corral de cerdos se capturó una hembra infectada por Trypanosoma cruzi y en un árbol de eucalipto que hacía las veces de gallinero, se colectaron 4.

La población censada en las viviendas fue de 113 personas, de las cuales 88 (77,8%) se analizaron serológicamente. La prevalencia global de serorreactivos al Trypanosoma cruzi fue de 26,1%. El grupo etario 0-10 años presentó un 10,8% de infectados y entre los 11-20 años la prevalencia fue de 29,1%. Entre 11-20, 21-30 y 31-40 años se verificaron porcentajes que oscilaron entre el 25,0 y 29,0% de portadores. En los pobladores de más de 40 años la prevalencia ascendió al 66,6%. En el área de estudio la prevalencia general de seropositivos al T. cruzi resultó elevada.

En síntesis, el palmar estaba localizado en un área de transmisión activa, teniendo en cuenta la presencia de T. infestans parasitada por Trypanosoma cruzi y de infectados chagásicos humanos.

T. sordida se encuentra estrechamente asociada al palmar de B. yatay localizado en Colonia Laurel, ya que resultó la especie predominante. Ello se corrobora por el alto índice de infestación constatado en las palmas. Asimismo los elementos adicionales que mantienen la cualidad de este biotopo como foco son: la presencia de ninfas de todos los estadios (excepto N1) y de adultos parasitados por Trypanosoma cruzi, lo que indica que la infección de T. sordida no es el resultado de un contacto ocasional con mamíferos reservorios, sino que existe una transmisión continua en el tiempo.

Por otra parte, tampoco debería descartarse totalmente que Didelphis albiventris, principal reservorio silvestre del Trypanosoma cruzi, (que invade la vivienda en busca de alimento, según expresión de los moradores), pueda actuar como hospedador de T. infestans infectándola y viceversa.

T. sordida representa además una especie estable, de regular constancia en el palmar, por lo que es considerado un vector silvestre importante. Pero también se comprobó su presencia en ecotopos artificiales (domicilio y peridomicilio), situación que entraña un riesgo epidemiológico fundamental para los pobladores que habitan en la proximidad del palmar.

En Colonia Laurel, Departamento San Roque, se verificaron dos ciclos paralelos de transmisión del T. cruzi, uno doméstico y otro silvestre. Pero se plantean interrogantes tales como: ¿Podrá mantenerse esta situación? o ¿ interactúan ya ambos ciclos?. Lo antes expresado se fundamenta en que las palmas son derrumbadas por acción antrópica y la tierra es ocupada con fines agrícolas, hecho que disminuye los refugios y las fuentes de alimentación con que cuenta T. sordida, favoreciendo su dispersión hacia el intradomicilio en busca de un ambiente más estable.

 HIPERTEXTOS DEL ÁREA DE LA BIOLOGÍA  © 1998-2007

• Universidad Nacional del Nordeste • 

Fac. de Agroindustrias, Saenz Peña, Chaco República Argentina • 

Consultas y sugerencias a los autores lito3400@yahoo.com y ana@unne.edu.ar